Las condiciones laborales para trabajar en el extranjero
menu Formación y Estudios en el Extranjero Formación y Estudios en el Extranjero En Aparté 360

FORMACIÓN Y ESTUDIOS EN EL EXTRANJERO

13 de Junio de 2018

Las condiciones laborales para trabajar en el extranjero

Las condiciones laborales para trabajar en el extranjero
Hoy en día trabajar en el extranjero no está reservado a los altos cargos



Hoy me gustaría abordar un aspecto técnico pero fundamental de la expatriación: El contrato de trabajo.

 

Los profesionistas de América Latina, para poder trabajar en la Unión Europea o en cualquier otra parte del mundo, necesitan obtener una visa de trabajo. El principal requisito para conseguirla es que una empresa les ofrezca una oferta laboral, es decir, un contrato de trabajo.

 

Existen dos posibilidades: Que la empresa se encuentre en Europa (en este caso, hablaremos de un contrato de trabajo local) o que la empresa se ubique en el país donde estás viviendo y quiera que vayas trabajar a Europa (aquí hablamos de un contrato de expatriación).

 

En este nuevo artículo, sobre trabajar en Europa, veremos la diferencia entre estos dos tipos de contratos, las nuevas tendencias acerca de la expatriación y el margen que tendrás para negociar.

 

El contrato de expatriación

 

Existe un mal uso de la palabra “expatriación”. Jurídicamente, cuando existe un contrato de expatriación el trabajador sigue siendo considerado como un empleado de su país de origen, obligándolo a seguir pagando impuestos en el país del que ha salido (seguridad social, jubilación, desempleo, renta, etc.). Por ejemplo, si alguien que trabaja en Bimbo México es mandado a trabajar durante un periodo determinado (6 meses a 3 años) a Bimbo Inglaterra, seguirá siendo considerado como un empleado de Bimbo México.

 

La gran ventaja de este tipo de contrato para un empleado es que no pagará impuestos en el lugar donde estará expatriado. La empresa se hará cargo de este tema y de otros (alojamiento, coche, etc.), porque las leyes laborales internacionales estipulan que un empleado no puede ser penalizado de forma económica al ser mandado al extranjero por su empresa.

 

Hoy en día, este tipo de contratos están desapareciendo. Cada vez más, las empresas multinacionales buscan opciones de expatriación “light” para reducir los costos.

 

Hace algunas semanas, realizamos una entrevista con Carlos Ángel Vallejo, quien se encarga de la movilidad internacional para Volkswagen Finance. Él nos confirmó la tendencia comentándonos que a nivel global, el grupo alemán está trabajando en un modelo de expatriación “cafetería”, la cual consiste en que los expatriados puedan elegir diferentes prestaciones con base en sus prioridades, para no recibir de forma automática todo un paquete de expatriación que ni siquiera utilizará.

 

El contrato local y el commuting

 

Con el fin de controlar sus costos aún más, las empresas multinacionales están dándole importancia a otros tipos de contrato. Debes saber que, en promedio, una persona con un contrato local gana entre el doble y el triple del salario anual de un empleado normal.

 

Al dato anterior, se añade el hecho de que existen muchos fracasos, personas enviadas por sus empresas que no quieren regresar, que no dominan las diferencias culturales a nivel de management del país, gente con en grandes dificultades, etc.

 

En estos últimos años, los grupos transnacionales han privilegiado otro tipo de contrato.

conocido como commuting (del verbo en inglés to commute: viajar diariamente al trabajo).

 

Generalmente este tipo de contrato está utilizado con países que tienen una frontera común. Por lo general, consiste en que el empelado viaje el lunes y regrese el fin de semana.

 

La ventaja principal de este contrato es que la empresa no debe pagar impuestos en el país donde manda al trabajador. Sin embargo, el contrato más utilizado es el local. Sea la empresa de origen o el mismo empleado, se pacta una transferencia en una filial en el extranjero. A diferencia del contrato commuting, el trabajador que tiene un contrato local, jurídicamente ya no es considerado empleado de la empresa de origen.

 

En mi opinión, estas nuevas tendencias de expatriación benefician de alguna forma a los intereses de los colaboradores de las empresas. Una de las razones del crecimiento de estos han sido los costos ahorrados por las empresas, los cuales son importantes en comparación con los de un contrato de expatriación. Ahora, los candidatos pueden ser más numerosos y puede haber perfiles más diversos.

 

Si optas por esta vía, no te olvides negociar algunos aspectos como son la antigüedad y algunos viáticos, tanto la empresa como tú salen ganando.

Author: Brice Bibila

Fuente de imagen: Pinterest

Este blog ha sido creado para ayudaros en vuestro proyecto de estudiar en Europa o desarrollar vuestra carrera profesional.