Guía para trabajar en Europa
menu Formación y Estudios en el Extranjero Formación y Estudios en el Extranjero En Aparté 360

FORMACIÓN Y ESTUDIOS EN EL EXTRANJERO

22 de Noviembre de 2017

Guía para trabajar en Europa

Guía para trabajar en Europa
Europa atrae a muchos extranjero por sus diferentes facetas.





En todas las conferencias que doy sobre estudiar y trabajar en Europa, retomo la famosa frase de Paolo Coelho “Everything will be okay in the end. If it's not okay, it's not the end” (“Al final, todo acabará bien. Si las cosas no van bien, es porque todavía no es el  final”).

 

Me gusta muchísimo esta cita porque resume perfectamente la actitud que debe tener todo profesionista y estudiante de América Latina que desee ir a Europa.

 

¡Para trabajar en el extranjero, no debes improvisar! ¡Si no consigues resultados es porque no estás lo suficientemente preparado! Si buscas ser contratado por una empresa europea, crear tu propia empresa o trabajar como Freelance, deberás definir tu estrategia.

 

En este nuevo artículo, plasmaré algunos puntos con el fin de que desarrolles una metodología para tu proyecto de vivir en el extranjero.

 


1. Elegir tu destino con criterios racionales   

 


Cada vez que le pregunto a una persona que se acerca a nosotros “¿En qué país de Europa desearías vivir?”, las respuestas que obtengo les salen del corazón: “¡Quiero ir a Francia porque me encanta la comida!” o “Me gustaría vivir en España porque hablan el mismo idioma que yo”, etc.

 

Obviamente, parte de la decisión de vivir en el extranjero está relacionada con los gustos de cada uno. Sin embargo, deberás tomar en cuenta otros criterios para elegir la mejor decisión.

 

Antes de todo, el primer criterio sobre el que tienes que reflexionar es si el país donde quieres trabajar es abierto a los extranjeros en lo que se refiere a las formas migratorias.

 

Desafortunadamente, este tema no depende de ti. Una empresa puede quererte, sin embargo, si el contexto político es complicado, ante los obstáculos administrativos, los departamentos de RRHH pueden pensarlo dos veces antes de escoger tu candidatura. Es lo que está ocurriendo actualmente, por ejemplo, en Estados Unidos.

 


2. Cuida tu plan de carrera personal

 


Hace algunos días, acudí a una feria de Recursos Humanos en México. En uno de los workshops, hubo un debate sobre los planes de carrera de los empleados.

 

En América Latina, tal y como coincidí con uno de los participantes, pocas empresas tienen políticas de recursos humanos a nivel de plan de carrera. Esto resulta en que los profesionistas y estudiantes de América Latina deben ser responsables de su propio desarrollo profesional porque, si no lo haces, tarde o temprano te quedarás sin trabajo.

 

Estoy convencido que tener una experiencia en el extranjero y, especialmente en Europa, es la forma más eficiente para evitar el desempleo. Sin embargo, debes tener un proyecto profesional definido. ¿Qué vas a hacer dentro de 10 años? Es una cuestión que pregunto frecuentemente.

 

¡No dejes pasar tanto tiempo! ¡No te quedes parado ahora que tienes trabajo y estás en tu zona de confort!

 

¡Si deseas tener éxito, deberás tener una visión a largo plazo, no a corto plazo! Si no la tienes, se verá reflejado durante las entrevistas de trabajo.

 

Por proyecto profesional, no me refiero a hacer un diplomado. Esto es una actualización de conocimiento y no es exactamente lo mismo. Si eres analista financiero y aspiras a un puesto de dirección, necesitarás pasar por un puesto de gerencia o adquirir una experiencia internacional al mismo nivel que, a tu regreso, te permitirá acceder a dicha posición.

 


3. Definir una estrategia de búsqueda de trabajo

 


Muchos de los latinoamericanos que conozco que viven en Europa tienen bastante experiencia y me comentan que quieren empezar desde abajo y de ahí ir creciendo.

 

En mi opinión, esto no es una estrategia de trabajo. A nivel de búsqueda de empleo, si estás sobrecualificado, deberás competir para conseguir un empleo.

 

La desventaja que tendrás es que, para tu contratación, las empresas europeas necesitarán tramitar mucha documentación para que consigas una visa de trabajo. Te pregunto, ¿piensas que una empresa hará estos esfuerzos para un puesto operativo?

 

Deberás competir por lo más alto y ofrecer un plus. Por eso necesitarás trabajar muy bien tu CV con el fin de destacar en los procesos de selección. Además, recuerda que llevas el hándicap de la visa de trabajo, en comparación de los ciudadanos europeos, quienes no la necesitan.

 


4. Trabaja tu Networking

 


Este último consejo tiene mucha importancia, principalmente porque la gran mayoría de las vacantes en Europa no se publican.

 

La forma más eficiente para saber si hay vacantes abiertas es con la red de contactos que vas a construir con el tiempo.

 

Otra ventaja que te aportará tu Networking internacional  es un mejor conocimiento de las diferencias culturales que existen en el país que elijas. Recuerda que un empleo no se busca de la misma forma en Alemania que en México o Argentina.

 

Estoy más que convencido que los profesionistas y estudiantes de América Latina pueden tener éxito en Europa. Sin embargo, esto solo puede ocurrir si tienes una buena metodología para buscar trabajo. 

Author: Brice Bibila

Fuente de imagen: Le Soir

Este blog ha sido creado para ayudaros en vuestro proyecto de estudiar en Europa o desarrollar vuestra carrera profesional.