Las diferencias culturales en el trabajo
menu Formación y Estudios en el Extranjero Formación y Estudios en el Extranjero En Aparté 360

FORMACIÓN Y ESTUDIOS EN EL EXTRANJERO

01 de Noviembre de 2017

Las diferencias culturales en el trabajo

Las diferencias culturales en el trabajo
Al igual que en política, las diferencias culturales son muy importantes en el mundo laboral




¡La gran dificultad que deberán superar los profesionistas y estudiantes de América Latina que quieran encontrar un empleo o una práctica profesional en Europa, no se sitúa a nivel de conocimiento!

 

Hace algunos años, estuve de intercambio universitario en Inglaterra y en España. La mayoría de mis compañeros de clase que venían de América Latina tenían los mismos conocimientos que el resto de la clase. De hecho, muchos de ellos sabían más cosas teóricas que el promedio de mi promoción.

 

Sin embargo, el gran reto que tuvieron que afrontar fueron las diferencias culturales. No me refiero únicamente al hecho de que en México se desayuna fuerte y salado mientras que en Francia el desayuno es más ligero y dulce, más bien, a que no se trabaja de la misma forma en Alemania que en Chile o Argentina.    

 

En este nuevo artículo sobre trabajar en Europa, veremos algunas diferencias culturales que deberás tener en cuenta a la hora de prepararte para encontrar un empleo en Europa.     

 


El obstáculo del idioma

 


¡Muchos profesionistas de América Latina cometen el error de subestimar el peso de las diferencias culturales!  

 

¡En Europa, este tema es crucial! Los recientes eventos lo demuestran claramente: la salida del Reino Unido y el deseo de Cataluña de independizarse deben analizarse como el anhelo de sus pueblos de reafirmar su singularidad ante el mundo.  

 

Varios de mis clientes me comentan que tienen dificultades con el inglés pero que van hacer todo lo posible para mejorar este aspecto. Siempre les comento que el inglés es muy importante, pero si quieren trabajar a Francia, Alemania, o Italia deben darle prioridad al idioma del país.

 

Es verdad: vivimos en un mundo con economía globalizada y, seguramente, trabajarás en un entorno laboral donde el idioma de trabajo sea el inglés. Sin embargo, más allá de las competencias que tenga, el reclutador te seleccionará con base en tu dominio de la cultura del país.

 

Y, ¡el idioma es muy simbólico en la cultura de cada país!

 

A menudo, cuento esta anécdota durante mis conferencias. Cuando trabajaba en Barcelona, decidí aplicar para el puesto de responsable de RRHH para una empresa multinacional de textiles. A nivel de idiomas, los requisitos eran saber perfectamente francés (el grupo era francés), inglés (para comunicarse con las otras filiales) y español (la sede se encontraba en Barcelona y la tarea principal del puesto era la supervisión a nivel de Recursos Humanos de las tiendas en España).

 

Cumplía tanto con los criterios de idiomas como con los otros requisitos, pero no pude pasar el filtro de la primera entrevista porque, durante la entrevista, me comentaron que se requería, adicionalmente, el dominio del catalán, ya que el entorno laboral de la sede era constituido por familias catalanas que estaban acostumbradas a trabajar en este idioma.    

 

En este caso, en el dominio de la lengua de la región me fue fatal. No obstante, si no conoces el idioma del país, deberás demostrar que tienes conocimientos de otros elementos culturales del país.           

 


Una forma diferente de trabajar

 


A nivel laboral, deberás adaptarte al estilo de comunicación europeo.

 

Durante varios años, trabajé en un entorno multinacional europeo: mis compañeros de trabajo eran suecos, austriacos, polacos, portugueses, etc.  Sin embargo, la empresa, como era del continente americano, tenía un top management basado en Estados Unidos. A pesar de que cada uno tenía una cultura muy diferente, coincidimos todos en el hecho de que la comunicación utilizada por nuestra dirección no era la óptima.

 

Culturalmente, la gente de Estados Unidos tiene la tendencia de tener una comunicación muy positiva “You are doing a great job”, “You are an amazing team”, etc. Este positivísimo es percibido por europeos como un discurso exagerado, no parece autentico y que puede llevar a malentendidos en términos de management.

 

Tuvimos, por ejemplo, la mala sorpresa de recibir un email de nuestra dirección en Dallas, comunicándonos que ese año, el conjunto de los equipos europeos no iba a recibir una prima sobre los resultados del grupo, pero que habíamos realizado un trabajo excepcional.

 

La mayoría de los trabajadores en Europa se mostraron muy molestos ante tal situación y amenazaron de hacer una huelga, ya que, en Europa, somos, en general, más claros a la hora de realizar una crítica. Los europeos no entienden porque, por un lado, se te comunique que has hecho un excelente trabajo pero que luego te digan que no has cumplido con los objetivos asignados.

 

Algunos europeos, como los franceses o los alemanes, podrán parecerte groseros en el ámbito laboral. A diferencia de una gran parte de los países latinoamericanos, los europeos no son tan diplomáticos a la hora de expresar un desacuerdo. Ir directamente al conflicto es algo muy normal para muchas personas europeas. Incluso, es visto como saludable. El “no quiero” no está visto como una falta de cortesía, sino como una prueba de que uno sabe lo que quiere.

 

 Existen otras diferencias culturales, pero por desgracia no puedo mencionarlas todas. Sin embargo, debes ser consciente de que existen si quieres emprender o trabajar en Europa y, sobre todo, no subestimarlas porque de ellas dependerá tu éxito en Europa. 

Author: Brice Bibila

Fuente de imagen: Stash

Este blog ha sido creado para ayudaros en vuestro proyecto de estudiar en Europa o desarrollar vuestra carrera profesional.