Estudiar en Europa y las relaciones amorosas
menu Formación y Estudios en el Extranjero Formación y Estudios en el Extranjero En Aparté 360

FORMACIÓN Y ESTUDIOS EN EL EXTRANJERO

08 de Mayo de 2017

Estudiar en Europa y las relaciones amorosas

Estudiar en Europa y las relaciones amorosas
Europa: un lugar donde se propician las historias de amor

He estudiado en varios países de Europa y he llegado a la conclusión de que estudiar en el extranjero y las historias de amor van de la mano. Empezando por mi socia que fue a España para cursar una maestría y regresó a México únicamente para presentar a su familia a su futuro marido español. La gran mayoría de mis amigos son parejas binacionales que se conocieron mientras estudiaban por Europa.

¡Estás advertido! Si planeas venir a estudiar al extranjero existen grandes posibilidades de que vivas una o varias historias de amor. Sin embargo, tienes que tener en mente las diferencias culturales entre América Latina y Europa, si no podrás tener algunas decepciones amorosas.   

 

Una nueva generación europea

 

Hace poco, el programa de intercambio universitario europeo Erasmus ha celebrado sus 25 años de existencia con un dato muy interesante: uno de cada tres estudiantes becados por el programa encontró a su pareja durante el intercambio. Ni siquiera páginas webs famosas de sitios de encuentro como Tinder o Meetic tienen comparables niveles de éxito

 De estas parejas nacieron más de 1 millón de bebes. La Unión Europea calcula que más de 10 millones de europeos viven actualmente fuera de su país de origen por razones amorosas.

¡Los europeos no solo se casan entre ellos! De hecho, los matrimonios entre europeos y no europeos son muy importantes. Representan entre 2 y 5 veces más que los matrimonios entre europeos. En 2008, los matrimonios “internacionales” en Alemania pasaron de 18,700 a 37,500 y en Holanda de 1,200 a 8,300.


Los ingredientes de una historia de amor

 

El programa Erasmus podría compararse a una fábrica de hacer parejas. Las razones de estas relaciones amorosas internacionales, al final, son muy sencillas:


  • El deseo de la gente de integrarse en un nuevo entorno.
  • La soledad (El hecho de estar lejos de su casa y de su gente).
  • La necesidad de recrear un nuevo círculo de amigos (Fiestas, barbacoas, copas, etc.).
  • Los lugares románticos (las calles de París, los museos de Venecia, los parques de Londres, los castillos de Praga, etc.).
  • El deseo de aprender una nueva lengua, cultura.
  • Compartir una cocina que desconoces.


Son elementos muy potentes que seguramente hacen que llegues a encontrar a una persona que no habrías encontrado si no hubieras ido a estudiar al extranjero.

 

La otra cara de la moneda

 

Si bien, es cierto que los ingredientes del coctel hacen la mezcla para enamorarse, no debes olvidar que también puede ser explosivo debido a las diferencias sociales.

 El amor no es exactamente universal. ¡Por ejemplo, las pruebas de amor no son las mismas en México que en Alemania!

Siempre recordaré la cena que tuve en Alemania con un amigo argentino, mi novia de aquel momento y su amiga alemana. Esta última se enojó bastante porque mi amigo quiso invitarla en el restaurante. En Argentina, como en otros países de América Latina, es un gesto de caballerosidad que el hombre pague la cena. En cambio, en Alemania, es un gesto muy ofensivo sobre todo si las personas no son pareja.

 Existen varios detalles en una relación sentimental que según tu cultura te pueden parecer obvias,  pero que son muy diferentes en Europa. En México, te declaras a una mujer para que sea tu novia (es muy formal). En cambio, en Francia, es algo más implícito, somos novios porque salimos juntos a menudo.

 Pero no te preocupes, con nuestros talleres sobre estudiar en Europa verás estas diferencias culturales y muchísimas cosas más.

Author: Brice Bibila

Fuente: Courrier Expat

Este blog ha sido creado para ayudaros en vuestro proyecto de estudiar en Europa o desarrollar vuestra carrera profesional.